Mascarilla


LAS MASCARILLAS CAPILARES

Las mascarillas capilares, qué son exactamente y cuál es su función, no es tan de dominio público como sus parientes proximos los acondicionadores, y ni muchísimo menos como los miembros más conocidos de su extensa familia, los champús.

Cuando los interesad@s en la cosmética capilar no profesionales piensan en una mascarilla (capilar), lo hacen como un tipo de acondicionador mucho más potente e intenso. Y en buena medida es así.

Las mascarillas capilares son tratamientos formulados con aceites esenciales, mantecas vegetales y otros ingredientes nutritivos. Pasan más tiempo penetrando en el cabello, hidratando y nutriéndolo, en comparación con un champú o un acondicionador de uso habitual.

Sus beneficios son absolutamente impresionantes: nutrición profunda, fortalecimiento del cabello, hidratación intensa, luminosidad, brillo, prevención de la caída, efecto reafirmante. En resumen: cabello sano y fuerte.

También pueden abordar problemas capilares específicos. Las mascarillas más elaboradas y efectivas tienden a ser ricas en ingredientes hidratantes y restauradores; la idónea para cada cual depende de su tipo de melena y sus necesidades específicas.

Las hay para cabello liso, rizado, melenas onduladas, cabello lacio y fino, o seco, dañado, o sometido a coloración.

La mascarilla es necesaria. Inconscientemente maltratamos mucho nuestro cabello: lo exponemos a los efectos del sol y demás elementos exteriores, lo sometemos a peinados, le aplicamos calor, lo teñimos, etc. Es natural y es justo que lo queramos cuidar y lo reparemos.

Y, en este punto, ¿en qué se diferencia del acondicionador? Éste se usa para acondicionar, es decir, hidratar el pelo y dejarlo suave después de haberlo limpiado adecuadamente con el champú. Su textura suele ser más ligera que la de la mascarilla.

Ésta va más allà: ayuda a recuperar el estado óptimo de la fibra capilar, hidrata y nutre en profundidad. Es fácil de incorporar a la rutina de cuidado capilar, y por ello, generalmente reemplaza al acondicionador.

En Kyara Lambert hemos optado por esta solución. La mascarilla como complemento único e insustituible del champú. Pensamos que no es necesario hacer en tres pasos lo que se puede cumplir a plena satisfacción en dos.

¿Cómo debe usarse una mascarilla capilar?

Como primer paso, debe lavarse el cabello con champú y, una vez limpio, enjuagar. A continuación, con el cabello aún mojado, aplicar la mascarilla capilar.

Dejar actuar ésta en el cabello al menos 5 minutos. Las mascarillas requieren un tiempo de reposo para que el producto lleve a cabo la nutrición esperada.

Si el pelo estuviere muy seco o deshidratado, se debería dejar penetrar la mascarilla en el cabello húmedo durante más tiempo, 10-15 minutos, enjuagando después la melena abundantemente con agua tíbia o fría para retirar cualquier resto del producto.

Finalmente, secar el cabello con una toalla y peinarlo como de costumbre. Incorporando la mascarilla al cuidado capilar se descubre que los resultados bien merecen el tiempo extra.

Product added to wishlist
Product added to compare.

Utilizamos Cookies propias y de terceros para recopilar información para mejorar nuestros servicios y para análisis de tus hábitos de navegación. Si continuas navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. Puedes configurar tu navegador para impedir su instalación. Más información